Herramientas y Materiales

Limpieza y mantenimiento de la tapicería de cuero

Sofá de cuero

La tapicería de cuero de los sofás, sillas y sillones del hogar aporta un toque muy elegante a la decoración, pero a la hora de mantenerla y de limpiarla cuando se ensucia con cualquier tipo de mancha puede ser una odisea. El cuero necesita unos cuidados especiales, por lo que existen pequeños trucos para llevar a cabo de la forma más sencilla la limpieza y mantenimiento de la tapicería de cuero. Descubre cómo.

La tapicería de cuero necesita unos cuidados periódicamente para que se mantenga como el primer día. Cada dos semanas, sin importar si la tapicería se ve o no manchada, pasa un paño humedecido con agua (es importante que sea agua con bajo contenido en cal) sin necesidad de frotar, tan sólo para eliminar la capa de polvo superficial.

Cada 6 meses aproximadamente es conveniente también hacer una limpieza más profunda. En el mercado podrás encontrar detergentes especiales para el cuero; tan sólo tendrás que diluirlo con agua y pasar un paño humedecido con la mezcla. Después de la limpieza, puedes aplicar una crema hidratante para el cuero, que lo protegerá externamente durante largo tiempo.

Antes de aplicar cualquier producto directamente sobre el cuero, pruébalo en una parte menos visible del sillón, para probar cómo quedará el efecto.

Cuando se produzca una mancha en el cuero, cúbrela lo más rápidamente posible con un papel absorbente de cocina, sin llegar a frotar, empezando por los bordes hasta el centro, para evitar que la mancha se extienda.

Para terminar de eliminar la mancha puedes utilizar varias técnicas:

– limpia con un algodón empapado en alcohol de quemar

– limpia con un paño humedecido con cerveza rubia

– frota una cáscara de naranja (la parte blanca del interior de la cáscara)

– bate una clara de huevo a punto de nieve, humedece un paño y limpia las manchas en cueros de colores claros

No olvides que para mantener el cuero por mucho más tiempo, no debe darle la luz directa del sol ni ningún tipo de calor como los de chimeneas, radiadores o estufas.