Herramientas y MaterialesIdeas

Los colores para el salón

Elegir los colores para el salón es algo que requiere cierta planificación y visualización previa. Claro que no siempre se puede hacer lo que se quiere hacer. Si el salón es pequeño y oscuro, no es buena idea usar una paleta de colores oscura. Hay que tener en cuenta que la idea siempre es que el ambiente parezca lo más luminoso posible y también amplio.  Eso no quiere decir que se pierda calidez por supuesto.

Si somos conservadores, pues una idea es elegir un color y usar diferentes tonos del mismo. La primera decisión tiene que ser sobre las superficies más grandes, como paredes, suelo, techo  y luego vamos a las más pequeñas. Si queremos que el techo parezca más alto, el mismo color de las paredes pero uno o dos tonos más claro. Si queremos “bajarlo”, el mismo colore dos tonos más oscuro. Los marcos de las ventanas  nos sirven para un tercer tono del mismo color. Los detalles son los que van en tonos más fuertes.

Si nos gusta correr más riesgos y el tamaño de la habitación es grande, podemos tener un muro de impacto con un color fuerte en contraste con las demás paredes. Igualmente la idea es la misma: seleccionar antes los colores, usar dos o tres en las superficies más grandes  y contrastar con los detalles. En esos casos las superficies intermedias, como la tapicería de sofás y sillones, pueden ir de tonos neutros, ya que el contraste está entre las paredes y los detalles decorativos fuertes.