Ideas

Mantel con manzanas

Hay muchas cosas que podemos hacer en casa junto con los niños para decorar  y que además quedan muy bien. Hoy les he traído una que en especial me gusta mucho, ya que no lleva muchos pasos y los resultados son los mejores. El punto clave, además es que es muy pero muy barato y nos puede servir para reciclar un viejo mantel que no tiene encanto alguno, o para comenzar desde ceo con una tela blanca.

Si es el último caso, debemos comenzar por cortar la tela del tamaño adecuado. Para eso medimos la mesa  y tomamos en cuenta que un mínimo del tercio de la altura tiene que caer. Por ejemplo, si la mesa tiene 1,2 por 1,2 metros, con una altura de 90 cm, de cada lado tiene que sobresalir 30 cm, por lo que sería 1,2 metros más 30 cm. El resultado final es de 180 por 180, aunque claro que nos puede gustar que caiga más aún. Recordemos dejar algo más para un dobladillo.

Una vez que tenemos el mantel, trabajamos con la manzana. La cortamos en dos mitades, lo ideal es que se quede el cabo. Usaremos un cuchillo que corte sin dejar rapaduras en la manzana. La secamos con toalla hasta que no suelte más zumo. Colocamos la zona que queremos pintar del mantel sobre una mesa, a la que hemos cubierto con un plástico para no ensuciar con pintura. Con un pincel pintamos la pulpa de la manzana  y como un sello apoyamos sobre la tela. Repetimos todas las veces que se nos ocurra, siguiendo el diseño que nos parezca mas divertido.