Trucos

Mantenimiento de las casetas de jardín

caseta

Resultan muy útiles para guardar todo tipo de utensilios y herramientas, pero al estar en exteriores es preciso realizar un adecuado mantenimiento de las casetas de jardín. Gracias a ellas podremos tener a mano todo lo que queramos sin necesidad de que nos estorbe en casa o en el garaje.

Todo lo que permanece a la intemperie corre mayor riesgo de deterioro por el efecto del sol, la lluvia o el viento. Es por eso que requiere de una conservación adecuada. Las casetas más comunes son las de madera, pero también las encontraremos de plástico o metal. Precisamente las primeras necesitan de una mayor atención. Estas casetas resultan muy útiles para guardar las herramientas de poda.

En el caso de que te hayas decantado por una caseta de madera, es recomendable que antes de montarla apliques sobre las diferentes piezas unos aceites contra la humedad, los hongos y los insectos xilófagos, es decir, termitas y carcoma. Lo extenderemos antes del montaje porque podremos acceder con el aceite a las juntas de las piezas.

Cuando tengamos la caseta ya montada tendremos que darle una capa de lasur, tanto por dentro como por el exterior. Además, aplicaremos este producto cada dos años para ayudar en la conservación de la madera. Si con el tiempo apreciamos que la madera se va deteriorando con más facilidad, bastará con lijar la superficie de la caseta y darle una mano de este producto.

No nos podemos olvidar del moho que se puede originar en el interior de la caseta fruto del frío y de las lluvias. Es aconsejable que este espacio se mantenga lo más ventilado y seco posible para que no sufra daños.

Si finalmente te decantas por una caseta de plástico o de metal, el mantenimiento será más sencillo, ya que será suficiente con limpiarlas con cierta regularidad con jabón y agua.