Herramientas y Materiales

Mantenimiento de las herramientas de pintura

Mantenimiento de las herramientas de pintura

Mantener en buenas condiciones los pinceles, brochas y rodillos, no es solo una cuestión que nos permite economizar. Alguno puede decir que un pincel es algo muy barato y que no vale la pena tomarse el trabajo de mantenerlo. Pues no solo que ese pensamiento está mal en si mismo, ya que debemos dar el máximo de uso a cada objeto y darle nueva vida si es posible una vez que ya no sirve para la función para la que ha sido creado, sino que un pincel viejo suele ser mejor que uno nuevo. En mi experiencia he notado que luego de algunos usos, si lo hemos conservado bien es más suave y mejor para trabajar. Por ambos motivos, pues a ver como se hace.

Limpiar con agua o solvente

El primer punto es que cada vez que se finaliza el uso, se debe limpiar muy bien. El tipo de limpieza depende del tipo de pintura que hemos usado. Si la pintura es soluble en agua (eso lo dice con toda claridad en el envase) pues lo lavamos con agua y un poco de detergente. Luego lo aclaramos muy bien. Si la pintura no es soluble en agua, usaremos el solvente adecuado, que lo más probable es que el aguarrás sea el indicado. Cuando hemos retirado todo resto de pintura se lava y se aclara.

No lo debemos dejar nunca apoyado en las cerdas. Esto aplica también para brochas y rodillos. Se deben almacenar secas y colgando, opción que nos brinda el mango de cada uno de estos elementos.