Trucos

Mantenimiento de tiendas de campaña

Young family poses in tent

Tal vez me estoy apurando un poco, pero ya faltan solos días para la llegada de la primavera. Con ella, los fines de semana con buen tiempo, invitan a los paseos al aire libre y porque no, un par de días en una tienda de campaña. Claro que si la hemos tenido guardada no tan bien, tal vez al armarla nos encontremos con una sorpresa bien desagradable si no está limpia. Ni hablar de dormir en un sitio que tal vez no tiene un aroma muy simpático. Para evitar todo eso, hay que hacer las cosas bien desde el inicio  y solo es guardarla impecablemente limpia y seca. Veamos como se debe hacer para asegurar resultados excelentes.

Armar y limpiar

Vamos a hacer esta limpieza en un día de sol y si es posible, un poco de viento. Armamos la carpa en el jardín y nos preparamos con guantes y tapabocas. Obviamente que la vestimenta es la adecuada para usar productos de limpieza fuertes. Vamos a disolver una parte de amoníaco en tres partes de agua. Os recomiendo y preparando la solución en la medida que la vamos usando.

Hacerlo en forma meticulosa

Con un cepillo vamos a aplicar la solución tanto por dentro como por fuera. Con paciencia y sin omitir nada. Es importante aclarar muy bien, ya que el amoníaco no tiene un olor agradable. Dejemos secar armada hasta que nos quede bien claro que está perfectamente seca para poder guardarla.

Ahora si, con la tienda impecable, cuando se nos ocurra ir de aventura al campo o la playa, ya estaos prontos. Ir de camping con los niños es algo que no van a olvidar nunca y los acostumbra al contacto con la naturaleza.