Reparaciones

Mantenimiento del tejado

Shingles

Es uno de los grandes olvidados de cualquier casa. Tendríamos que realizar un mantenimiento del tejado periódicamente para evitar las posibles filtraciones que pueden desencadenar en una gotera. Otro posible percance que pueden originar, si no somos capaces de conservarlo en buen estado, es la caída de una teja suelta.

Se puede decir que las lluvias y tormentas son las principales responsables de los desperfectos y deterioros de los tejados. Para evitar cualquier problema es necesario establecer un calendario de revisiones para que no pase demasiado tiempo sin que se inspeccione. Tampoco estaría mal realizar un repaso de su estado cada que haya vientos fuertes o tormentas.

Sellar grietas

Cuando estemos en el tejado hay que comprobar que todas las tejas se encuentren en perfecto estado y estén bien sujetas. En el caso de que hubiera alguna suelta tendríamos que revisar si hay huecos o grietas por donde pueda colarse el agua. En ese caso habría que limpiar la grieta y sellarla para que no pueda entrar ningún agente externo y causar un daño mayor.

Otro aspecto de nuestro tejado que también debe de preocuparnos es la acumulación de nieve o de hojas. En principio no parece nada peligroso, pero si no lo retiramos con regularidad pueden acumularse y el peso originaría fracturas en la estructura del tejado. Algo similar ocurre si hay árboles cerca. Debemos de evitar en todo momento que las ramas se apoyen sobre el tejado, por lo que será preciso podarlas bien. Es importante cuidar la seguridad en un entorno arbolado.

Se puede decir que si realizamos una revisión periódica del tejado arreglaremos pequeños problemas de una manera sencilla. De lo contrario nos podríamos encontrar averías más graves que podrían acabar en una rotura. El esfuerzo para repararlo y el gasto en la reparación serían mucho mayores.