Reparaciones

Mantenimiento de un suelo de parquet

Mantenimiento de un suelo de parquet

El suelo de parquet es el preferido de muchas personas, por razones muy válidas. Es cálido, queda muy bien con varios estilos de decoración y es muy duradero si se le da un buen mantenimiento. En lo personal tengo parquet en buena parte de mi casa  y estoy pensando en extenderlo al resto, por lo que queda claro que me gusta mucho. Veamos algunos puntos importantes en el mantenimiento de un suelo de parquet.

Enemigos del parquet

El principal enemigo del parquet es el agua, obviamente. Un ambiente muy húmedo puede afectarlo, pero si se rompe una cañería y el agua contacta en forma directa puede ser que se pierda nuestro suelo. Las tablillas se despegan y doblan en estos casos. Cuando vamos a limpiar no podemos nunca mojar el parquet a lo sumo pasar una mopa especial apenas húmeda.

Si se ha mojado debemos secar en el momento, con toallas de cocina, papel periódico o cartón. Vamos renovando todo el tiempo hasta que se seque. Podemos pasar secador de cabello pero no muy cerca ni muy fuerte porque lo podemos afectar más aún.

Caminar descalzos

Otro enemigo del parquet son los tacones, la tierra que se trae de la calle y las patas de los muebles. Lo ideal es entrar descalzo, pero si no es posible, pues un felpudo en la puerta evita buena parte del problema. Las patas de los muebles pueden tener un protector, de modo que no afectan el suelo.

Algo que también puede afectar un parquet es el sol. No es buena idea dejar un muy fuerte sol directo muchas horas, porque se decolora. Con una cortina se soluciona.