Trucos

Mascarilla casera para la piel dañada

El verano ha terminado y la piel muestra los efectos del mismo. Las largas horas en la playa o la piscina con la piel expuesta al sol, por más que usemos protectores, sufre consecuencias que no son muy buenas. Por una parte volvemos morenitas y descansadas, pero por otra parte, cuando observamos bien nuestra piel, la sequedad marca la tendencia. Hay zonas en las que este problema son muy notorias y otras que no tanto.

Lo que hago luego de cada verano es un tratamiento intensivo, tipo shock. El punto es ser constantes, ya que la clave no es hacerlo una vez sino que persistir. De esta forma, los nutrientes naturales que estamos aportando se van absorbiendo y actuando. Vamos a usar solo elementos naturales, simples y que se obtienen con facilidad.

Esta vez vamos a usar una aguacate (en algunos países se lo conoce como palta), la yema de un huevo y un poco de aceite de oliva. Notaréis que son elementos que aportan nutrientes muy importantes. Con un tenedor pisamos la pulpa del aguacate o palta y agregamos la yema de huevo. Seguimos mezclando muy bien mientra vamos agregando de a poco el aceite de oliva.

Yo lo hago de esta forma porque me permite ir buscando la consistencia que más  me gusta, pero puede hacerse en la licuadora. La idea es que quede una pasta que pueda pasarse con facilidad.

Aplicamos la mascarilla sobre la piel y dejamos actuar al menos 20 minutos. Solo nos resta aclarar con agua bien fría y repetir no menos de tres veces a la semana.

  • https://dulcetransparencia.wordpress.com/ Jeannette Fuentes

    Hola! me encantó el blog, tiene muuuchas cosas bellas e interesantes para aprender. Yo estoy comenzando con mi blog, que lo hice para mostrar las cosas de vitrofusión que estoy haciendo. 
    Un saludo grande