Trucos

Mascarilla para el cuello

En nuestro moderno concepto del bricolaje, involucramos mucho más que manualidades o reparaciones del hogar. Fabricar productos de uso frecuente, hacerlo en casa, es algo satisfactorio y que nos permite tener resultados excelentes, a la vez que gastamos muy poco  y como extra, somos amigables con el planeta. ¿Que más podemos pedir?

Tratamientos caseros

Si bien hemos visto muchas mascarillas y tratamientos caseros, el cuello es un sector muy importante y que solemos dejar de lado. De hecho, muchas personas cuidan muy bien la piel del rostro y olvidan ser tan detallistas con el cuello. Pues error que vamos a subsanar con una mascarilla que es tan simple como efectiva.

¿Qué necesitamos?

Solo vamos a necesitar una clara de huevo, un poco de leche, una cucharada de miel y unas hojas de menta fresca. Como hemos visto varias recetas donde usamos menta, os recomiendo tener unas plantitas en casa, para poder hacer estos trabajos. Como veis, el costo es algo más que bajo.

Debemos batir bien la clara de huevo pero sin llegar al punto de nieve, le agregamos una cucharada de miel, una de leche y las hojitas de menta, las cuales hemos picado finamente. Mezclamos muy bien hasta que sea bien homogénea la mezcla.

Limpiamos perfectamente la piel del cuello y aplicamos la mascarilla. Notaremos que se seca y se tensa un poco, lo que está dentro de lo esperado. Dejamos actuar no menos de 20 minutos. Aclaramos con abundante agua tibia y listo el tratamiento. Los resultados son obvios  y mucho más si lo repetimos con frecuencia.