Herramientas y MaterialesIdeas

Muebles texturados

Tanto el color como la textura son dos aspectos que podemos variar en un mueble, de modo que lo podemos renovar. Si lo pensamos bien, las posibilidades son infinitas  y la idea no es mostrar una técnica (que son muy simples) sino más bien sugerir ideas que luego cada uno adapta a sus deseos o creatividad. En especial darle una nueva textura a un mueble es una forma de renovar con un aire claramente juvenil. Por supuesto que estas sugerencias no son para emplear en un mueble de excelente madera, ya que sería una pena alterar  algo que de por si es muy valioso.

Por ejemplo en un dormitorio de adolescente, la cómoda puede modificarse con mucha simpleza. Se lo pinta con un tono de base que combine con la habitación  y luego, a mano alzada le hacemos un dibujo. Lo ideal es que el propio dueño o dueña del cuarto lo haga. En ese dibujo clavamos luego tachuelas de tapicería. Si lo hemos pintado en negro, ese color plata le queda muy bien y puede ser muy adecuado para esa edad.

Para una niña, en especial algo romántica, la cómoda puede tener una imagen muy de mar. Pintamos con un celeste claro  y dibujamos una playa. Con la pintura fresca aún, en la zona donde va la arena, espolvoreamos arena de modo que queda adherida. Solo nos resta pegar con pegamento unas conchas que hemos juntado en la última visita a la playa.

Estas son solo dos ideas diferentes a los típicos vinilos, solo para ver que se puede hacer mucho más.