GeneralIdeas

Opciones para calentar tu casa

Heating thermostat

No dejes que la bajada de temperaturas conviertan a tu hogar en un sitio desapacible y poco acogedor. Los calefactores, radiadores y otros dispositivos son las opciones para calentar tu casa.

Por lo general, al comprar una casa el sistema de calefacción viene incorporado, sobre todo cuando vivimos en lugares muy gélidos. Estos radiadores suelen colocarse debajo de las ventanas para neutralizar el frío que pueda entrar por la ventana, por eso también hay que intentar integrarlos en la decoración de la vivienda.

Las casas que no dispongan de calefacción o que quieran un plus de calor tienen a su disposición otras posibilidades que detallaremos a continuación. Encontramos en el mercado unos radiadores eléctricos que se adaptan a cualquier bolsillo y necesidad. Se logra conservar el calor durante más tiempo gracias a su inercia térmica. Suelen venir con un programador y un termostato para conseguir una temperatura estable. Los últimos modelos vienen con unas líneas muy modernas y limpias.

También con electricidad funcionan los calefactores que son unos dispositivos más discretos y pequeños. Se presentan como una buena opción para calentar espacios concretos como puede ser el baño o un dormitorio. La principal ventaja que tienen es que calientan rápido, pero suele disiparse de manera rápida. Acuérdate siempre de proteger a los peques de los peligros de la electricidad.

Cada vez con más presencia en los hogares tenemos a los emisores térmicos. Son de consumo reducido y se presentan como la propuesta más económica respecto a los otros mecanismos detallados. Se adaptan al horario que queramos gracias al programador que suelen incorporar.

Pero sin lugar a dudas la opción que más nos gustaría tener en casa es la chimenea. Le dotarán al salón de nuestra casa de un espíritu romántico, pero es necesario que haya bastante espacio para instalarla. Encontramos en el mercado una gran variedad de modelos.

  • adolfo

    Fantástico tu blog,
    estas hecho todo un manitas. Una buena forma de aprovechar las cosas.