Trucos

Organizando la limpieza del hogar

Tener una casa impecable no solo es una cuestión de higiene elemental, hay motivos menos importantes pero que hay que tener en cuenta, como es lo estético y el aumentar la durabilidad de los elementos que componen nuestra casa. Todas las tareas, no solo las del hogar, requieren organización. Eso es lo que aumenta la eficiencia, saber bien cuales son las tareas y que elementos vamos a emplear en ellas.

En la limpieza del hogar diferenciamos tres situaciones: limpieza diaria, limpieza semanal y limpieza estacional. La limpieza diaria consiste más bien en lavar trastos, repasar el baño y cocina, tender las camas y aspirar. En esa limpieza diaria cada día le tenemos que dedicar un día de limpieza a fondo de un lugar o tema. Por ejemplo, los lunes tienen especial énfasis en baños o vidrios, a pesar de hacer todo el resto de la casa. Los martes incluyen limpieza a fondo del salón.

El día de la semana que a una habitación le corresponde limpieza a fondo, tenemos que tener en cuenta tener lo necesario antes. Por ejemplo, si es un dormitorio no hay problema, pero si es la cocina tenemos que tener disponibles los elementos para la limpieza del horno.

En los cambios de estación se hace una limpieza general profunda que debe planificarse en cada casa en especial, de modo de no ir ensuciando lo que ya hemos limpiado. Mientras se lavan los textiles, como cortinas y fundas, se limpian techos y paredes. Obviamente que cada habitación se limpia desde el techo al suelo, que es siempre el punto final de la misma.