Ideas

Pintar el gotelé

Pintar el gotelé

Sin duda alguna pocas modas han causado tanto furor como el gotelé y las consecuencias las estamos pagando hasta el día de hoy. Porque la verdad es que lindo, lo que se dice lindo no es  y son cientos de millones de metros cuadrados de paredes españolas que al día de hoy padecen este revestimiento. Hoy no le gustan a nadie, pero se ve que han gustado demasiado. El problema es que hacemos con esa pared del piso que hemos alquilado. No tiene sentido encarar un trabajo tan arduo y tampoco no tiene sentido dejarlo así como está. Con un cambio de color, algo más actual y divertido, la mejoría será notoria.

Cómo pintarlo

La preparación de la superficie no es muy simple. Debemos conformarnos con un lavado lo más profundo posible para evitar, sobretodo, el polvo. La pintura no debe estar demasiado densa, lo que implica dar dos manos siempre. Lo ideal es aplicarla con rodillo de pelo largo, no de esponja. Sin embargo es casi inevitable tener que hacer retoques con brocha pequeña para que el acabado sea perfecto.

Otra alternativa

Aún siendo un piso alquilado si de verdad no nos gusta, podemos hablar con el casero para quitarlo, algo que no siempre nos van a aceptar. Quitar el gotelé da trabajo pero si la pared por debajo está bien no se necesita mucho más que paciencia. Luego podemos alisar la pared y pintar, o podemos por ejemplo, explorar las posibilidades del papel pintado para este ambiente, lo que tal vez sea lo más fácil.