Restaurar

Pintar la valla del jardín

pintar valla del jardín

La llegada del buen tiempo te permitirá en breve disfrutar de tu jardín. Pero antes será necesario que pintes la valla que lo delimita, porque es probable que se encuentre deteriorada a consecuencia de las inclemencias meteorológicas, como el sol, heladas o lluvias.

Antes de ponernos a pintar hay que que comprobar que se encuentre en buen estado. En el caso de que solo se haya levantado algo de pintura solo deberemos de lijarla para eliminar los excesos de la misma, además de dejarla por igual. Para realizar este paso solo debes de emplear una lijadora eléctrica con lija media. A continuación habrá que limpiar la superficie de la valla con un trapo seco.

Una vez hecho ya podremos darle color a la valla. Utilizaremos pintura especial para exteriores de madera y una brocha ancha. Aplicaremos varias capas de pintura y entre cada una de ellas habrá que esperar al menos un par de horas.

En el caso de que aprecies algún tramo de valla roto o deteriorado tendrás que sustituirlo por otro. Lo mejor es que compres un listón del mismo grosor que la valla, tomes las medidas necesarias y lo cortes con una sierra de calar. Para dejarlo todo listo deberás de lijarlo para dejar la superficie lisa. Retiramos la parte que se encuentre en mal estado y la sustituimos por la nueva, fijándola bien. Ahora solo deberás de pintarla.

Si tienes intención de ser original, siempre puedes optar por pintar la valla de varios colores. Una buena opción pasa por emplear el marrón y el naranja, que iremos intercalando. Se recomienda no emplear colores demasiados vivos o apagados. Deben de combinar lo mejor posible. Para conseguir un aspecto moderno se puede optar por pintarla de forma degradada. De esta manera tu jardín será la envidia de todo el vecindario.