ReparacionesRestaurar

Muebles de jardín, darles color, una excelente idea

The red chair with pink walls

Hace unos días hablábamos de la diferencia que tienen los trabajos que vemos terminados en una revista y los que hacemos en casa, es el caso con los muebles de jardín. Eso es más notorio cuando hablamos de trabajos más bien rústicos, como pueden ser muebles hechos con pallets o con cajones. En la revista son bellezas, en casa dan lástima y con suerte terminan en el garaje. Cuando vemos las fotos de los jardines ocurre lo mismo. De esas pequeñas junglas impresionantes en 3 metros cuadrado, a nuestro aburrido jardín hay una distancia enorme. Pues pensemos en los detalles que hacen la diferencia. En los jardines, sin dudarlo ni un momento, el color marca la  diferencia.

Por supuesto que buena parte de ese color viene de la vegetación, pero podemos subir mucho la apuesta con unos coloridos muebles de jardín, o sea, nuestros muebles de siempre con buenos colores.

Tenemos muchas opciones divertidas

Una idea es elegir un color solo, pero muy impactante. Todos los muebles de jardín con un predominio de un color muy fuerte, tipo un neón. Si no nos animamos a tanto, “calmamos” tanto color con unos cojines más neutros, pero que sean lisos y todos iguales.

Otra idea es jugar con dos colores, pero también muy alegres

Algunas de las sillas las pintamos de naranja y las otras de amarillo. Si somos más atrevidos, unas de amarillo y otras de violeta, ya que es una combinación siempre efectiva. En este caso, también podemos jugar con la mesa, dejando las patas de un color y la tabla superior del otro. Lo que tal vez no sea la mejor idea es usar demasiados colores fuertes, ya que el resultado será algo caótico, pero depende del tamaño del jardín y hasta de la edad de los dueños de casa. En un hogar muy joven todo eso se permite.

No olvidemos al pintar, usar los productos de protección necesarios ya que los muebles de jardín quedan a la intemperie.