Herramientas y MaterialesIdeasTrucos

Pintar un mueble a gradiente

En decoración todo es cuestión de gustos. Os aclaro que la técnica que os daré hoy tiene muchos adeptos, entre los cuales no me encuentro yo. Pero como no se trata de imponer gustos personales  y reconozco que a muchas personas les puede gustar, pues veremos como se puede pintar un mueble a gradiente, algo bastante simple de hacer. Tal vez en un dormitorio de un adolescente quede bien, dependiendo del resto de la decoración. Es bien simple, pero os recomiendo practicar un poco antes en una superficie de prueba para no cometer errores.

Como toda pintura sobre madera, hay que prepararla. Lijar muy bien, retirar el polvo que queda de haber lijado (paso que muchos omiten con muy malas consecuencias) y elegir bien los colores, son los pasos iniciales.

Primero damos una mano de color blanco y dejamos secar muy bien. Repetimos con otra mano y volvemos a dejar secar. Es importante pintar con spray, ya que hacerlo con brocha es mucho mas complicado. Mezclando el color con distintas cantidades de blanco, vamos obteniendo los colores más fuertes y más suaves. Comenzamos por el color más intenso  y luego vamos cargando con los más suaves, intentando que la zona de transición quede muy natural. Parece complicado pero no lo es, solo se trata de practicar.

Tengamos en cuenta que si el resultado nos gusta y somos fanáticos de los gradientes, los podemos usar en superficies muy diversas, como ser una pared. En este caso, lo tendría solo como muro de impacto y no como algo para usar en las cuatro paredes, pero es cuestión de gustos.