IdeasTrucos

Pintura sobre un encaje

Pintura sobre un encaje

Hay técnicas de pintura extremadamente simples pero que tienen un efecto visual muy impactante. Algunos tipos de pátinas, un esténcil bien elegido, son solo dos ejemplos de cómo pintando de un modo diferente se puede cambiar completamente una superficie. Hace poco os hablaba de como se puede usar un encaje como un esténcil, algo que queda realmente muy bien. Es algo que se puede usar sobre todo tipo de superficies siempre que usemos la pintura adecuada. Puede ser desde una bandeja, una pared o la puerta de un armario.

El encaje como estencil a usar puede ser de los “normales” o esas plantillas de plástico que imitan encajes. Son realmente muy feas como tales, pero para esto nos vienen muy bien.

Debemos pintar la superficie elegida con un color de base. Como vamos a usar otro tono para el encaje lo ideal es tener un color de base contrastante. Una vez que la pintura está seca, solo nos resta fijar adecuadamente el encaje. Os recomiendo empezar sobre una superficie de madera y no demasiado grande, como puede ser un mesita pequeña o una bandeja, antes de pasar a una pared.

Vamos a usar un esmalte en aerosol, por lo tanto, lo agitamos muy bien antes de usar. Siempre tiene que estar a unos 20 cm de distancia de la superficie. Se aplica con seguridad, en forma pareja sin detenerse en el mismo punto más que en otros sitios. Una vez que hemos cubierto toda la superficie, dejamos unos instantes y retiramos antes de que seque. Es fundamental retirarlo en forma segura y sin tirones, algo que se puede hacer sin aún no se ha secado.