Trucos

Truco de pintura para texturar una pared

Still life of paint roller in tray with paint can on wood floor.

Muchas personas desaprovechan las posibilidades en decoración que nos brinda una simple pared. No es necesario invertir mucho dinero para conseguir un efecto más que interesante pintandola de un modo creativo. Lo más fácil de todo es jugar con los colores. Como siempre señalamos, un muro de impacto tiene un alto valor decorativo. Por ejemplo, pintar de color morado es algo que no puede pasar desapercibido. Por supuesto que no podemos abusar del recurso, sobretodo si los espacios no son demasiado grandes.

Además de jugar con el color podemos jugar con las texturas. Muchos piensan que eso es algo muy caro que solo puede hacer un experto. No es así, con unas simples bolsas de plástico podemos crear algo realmente impactante.

Preparar la pared

Preparamos la pared del modo habitual, de forma de reparar los defectos, dejando el muro limpio y sin polvo. Damos una mano de base o imprimación en caso de ser necesario. Una vez que se ha secado damos una mano del color elegido y dejamos secar.

Cómo hacerlo

En la bandeja de pintura colocamos el color pronto. Mojamos en esa pintura una bolsa de plástico, solo de un lado  y la escurrimos un poco. Comenzamos por el extremo superior de la pared. Apoyamos la bolsa mojada en pintura  y pasamos el rodillo sobre la cara seca de la bolsa. Retiramos y repetimos. Cuando vemos que se ha secado la pintura mojamos de nuevo hasta terminar.

Este recurso solo requiere de prolijidad y paciencia. Como la bolsa queda en parte arrugada, la pintura queda con relieves y efectos muy interesantes.