Ideas

Planificar una rampa de acceso

Planificar una rampa de acceso

Cuando hablamos de accesibilidad, muchas veces repetimos cosas que no aplicamos. Tal vez decimos mucho y no hacemos casi nada. Si vivimos en un edificio que tiene tres escalones en la entrada, para una persona en silla de ruedas es una montaña insalvable. Pero también lo es para un padre o una madre con niños pequeños en un carrito. Al final es cierto eso de que es una aventura fantástica, salir con los peques, cuando no podemos con los niños, los bolsos y los carritos. Lo más triste de todo esto es ver como los vecinos, demasiadas veces, se oponen.

La rampa será diferente de acuerdo a la finalidad

Si es para una silla de ruedas de alguien que siempre lleva mucha ayuda, si la silla tiene motor, si es para los carros de bebé… todo eso es diferente. Mi consejo es que si estamos haciendo una rampa que sea para que ayude a la peor situación y no la mejor. Por lo tanto, se piensa para alguien con silla pesada y sin ayuda.

Medidas y material

El ancho siempre tiene que ser muy superior a la silla más ancha, digamos que al menos 30 o 40 cm  más  que el necesario para moverse sin problemas con la silla. La longitud tiene que ser lo más prolongada posible en relación a la altura que se debe salvar. Sin embargo, no hay que complicarse nada porque hay fórmulas que nos ayudan a saber cual debe ser la pendiente y longitud. En mundorampas.com podemos hacerlo.

En cuanto a materiales puede ser de hormigón o madera, de acuerdo a la estética del lugar. Lo fundamental es colocar barandas para sujetarse, a la altura adecuada para la silla.