Ideas

¿Qué calderas de calefacción existen?

Depositphotos_3649626_xs

A la hora de cambiar la caldera de la calefacción o instalar una por primera vez podemos elegir entre varias opciones. Veamos los tipos de calderas que existen y sus ventajas e inconvenientes.

Las calderas son generadores de agua caliente en un circuito cerrado que se encarga de llevar el agua caliente hasta los radiadores, los cuales disipan el calor y calientan la casa. El agua cuando se enfría vuelve a la caldera y se calienta otra vez, y así sucesivamente.

Calderas clásicas

Tenemos dos tipos de calderas: atmosféricas y estancas. Se diferencian en la forma en la que entra el aire necesario para la combustión y salida de gases al exterior.

Las calderas atmosféricas son las más antiguas y sencillas. El aire lo cogen de la habitación para realizar la combustión y sólo se pueden instalar si se garantiza que el tiro en vertical de la salida de humos es lo suficientemente alto para que estos salgan fácilmente. A este tipo de calderas les afecta elementos como el viento y la lluvia.

Por su parte las calderas estancas cuentan con un tubo de salida de gases concéntrico para aspirar el aire del exterior y expulsar los humos por el mismo tubo de salida de gases. La seguridad de esta caldera es mayor y tiene un extractor que obliga a los gases a salir al exterior. Las condiciones atmosféricas casi no afectan a su funcionamiento.

Calderas de condensación

Las calderas de condensación son las más nuevas y funcionan mediante la energía de vapor de agua, una parte del cual pasa a estado líquido y libera la energía. Gracias a este sistema de combustión se reduce al mínimo el óxido de nitrógeno emitido a la atmósfera. Otra de sus características es que necesita un tubo de desagüe para recoger el agua de condensación. La gran ventaja de este tipo de caldera es su rendimiento, mucho mayor que en los otros tipos de calefacción, por lo que sin duda ahorraremos en la factura. Por el contrario es el sistema más caro de instalar.