Trucos

Quitar el oxido más fácilmente

Varias veces nos ocurre, sobretodo cuando dejamos algo a la intemperie, que se nos estropea por tener una feas manchas de oxido, que no son tan simples de quitar. Sin embargo hay trucos muy simples para hacerlo, con elementos que siempre hay en casa.

Si se trata de piezas pequeñas, dejarlas toda la noche en un recipiente con vinagre y al día siguiente frotarlos muy bien con un cepillo, es una de esas soluciones. Eso si, es para piezas bien pequeñas.

Otra forma es colocar sal sobre la mancha y luego frotar con la pulpa de un limón, que hemos cortado en dos. Dejamos actuar un par de horas  y con la corteza volvemos a frotar. Aclaramos y resuelto el tema.

La última solución es colocar bicarbonato sobre la mancha. Frotamos con un cepillo de dientes humedecido en agua hasta quitar todos los restos de oxido. Aclaramos y veremos la diferencia.

Imagen: hogar.truqueteando.com