Restaurar

Quitar la laca de un objeto de cobre

Quitar la laca de un objeto de cobre

Los objetos de cobre tienen un atractivo muy especial. Desde el punto de vista decorativo son especiales, siempre y cuando los mantengamos en perfectas condiciones, lo que no es complicado pero requiere de cierta dedicación. Una primera distinción es si se trata de cobre o no, ya que muchas veces parece pero no es. Si le acercamos un imán y el cobre está chapado, el imán se aferra. Si el imán cae, es cobre.

Probar en un sector

Puede ser que no nos guste la laca, pero tampoco estamos seguros que sea laca. Para que nos quede claro, en un sector que no se vea mucho ni que sea una valiosa antigüedad, vamos a probar con una mezcla de vinagre blanco y bicarbonato. Si notamos que se blanquea de forma inmediata, no tiene laca.

Para quitar la laca solo tenemos que hervir el objeto durante media hora. Si es muy grande, lo hervimos por sectores.

También podemos intentar quitar la laca con acetona o con limón.

Debe quedar bien seco

Una vez que hemos quitado la laca vamos a querer pulir el cobre. Una pasta casera de pulir cobre se hace con sal, harina y vinagre. Hay que tener cuidado con la cantidad de sal porque puede dañar la superficie. Tiene que ser una cantidad claramente menor que la de harina, digamos que 2/3 de harina y 1/3 de sal. Dejamos actuar 15 minutos luego de cubrir el objeto con esta pasta  y pasado ese tiempo, ya podemos fregar con muchas ganas.

Un dato muy importante es que el cobre no puede quedar con agua porque se mancha.