Trucos

Limpiando el sofá de cuero

Seguramente uno de los sitios que más se usa en casa es el sofá. Ahí nos juntamos a conversar, a mirar televisión  y muchas veces, a cenar. Como tengo una buena mesa de centro, pues las cenas  sentados en el sofá son en  la mayoría de nuestras noches. El problema cuando algo tiene tanto uso, es mantenerlo impecable. Veamos hoy como hacer para que el mantenimiento nos permita que siempre estén en excelentes condiciones.

Tengo la suerte de tener un sofá de cuero, lo que hace un mantenimiento de verdad más simple. Solo necesito pasar un paño húmedo (no demasiado mojado, por supuesto) a diario para que no se junte polvo. Si encuentro una pequeña mancha, solo le paso una toalla con crema humectante y suele ser suficiente.

El problema es cuando se derrama algo, lo que es importante solucionar en el momento. Sea lo que sea el líquido la clave está en ser rápidos para evitar que la mancha se fije. Para eso lo seco de inmediato con toallas de papel de cocina. Las voy reponiendo en la medida que absorben, hasta que me queda claro que se ha secado y no ha quedado nada. Esto sirve incluso para cuando se derrama vino, algo que suele manchar seriamente el cuero.

Las manchas peores cuando hay niños en casa, son las de tinta. También es clave ser veloces  y en este caso preparo una mezcla de agua tibia, jabón y alcohol. Lo paso con una toalla las veces que sea suficiente hasta que desaparece.