Ideas

Reciclar una damajuana

Reciclar una damajuana

Tal vez muchos de vosotros no tengáis ni la menor idea de que es una damajuana. Son nada más y nada menos que esas botellas enormes de varios litros de capacidad, que si bien pueden ser de barro, en el caso de hoy vamos a usar las de vidrio. Pero lo que seguro son de verdad pocos los que saben a que se debe ese nombre.

Un poco de historia

Según cuenta la historia, durante la edad media la Reina Juana I de Nápoles, salió de paseo por el campo. Al regresar una terrible tormenta la sorprendió, no teniendo más remedio que refugiarse en un taller donde trabajaban con vidrio. Aburrida, se puso a observar como se hacía y pidió ella misma para soplar el vidrio. Claramente no era muy experta  y sopló con tanto entusiasmo que la botella resultó enorme. Ahí surgió el nombre de damajuana.

Vamos a ver como se hace para pintar estas botellas, pero sin dar ideas de diseños, ya que cada uno debe aplicar su imaginación.

El primer paso de nuestro trabajo es lavar muy bien la damajuana

Siempre que trabajamos con vidrio, luego de la limpieza vamos a pasar un paño con alcohol para asegurarnos el resultado. Una primera mano de barniz protege muy bien el trabajo. En lo personal uso barniz en aerosol para estos casos porque es de simple aplicación. Como siempre, esto se hace en un ambiente muy ventilado o mejor aún, a la intemperie.

Una vez que ha secado podemos comenzar a pintar, cuidando que sea con pintura para vidrio. Los acrílico son ideales, fáciles de usar y tienen muchos colores. Si vamos a limitar la zona a pintar podemos usar cinta para cubrir áreas.

Siempre pintamos del sector inferior al superior

Si lo que queremos es dar un cierto relieve, mezclamos cola vinática y barniz acrílico en cantidades iguales. Se aplica con mucho cuidado. El relieve que se obtiene discreto.

Puede ser un buen detalle si lo que queremos es decorar la cocina abierta al comedor.