Restaurar

Recuperar el brillo de un mueble viejo

Mueble antiguo

La última tendencia en decoración es reutilizar muebles antiguos con grandes valores históricos y sentimentales. En la mayoría de ocasiones, los muebles viejos están excesivamente desgastados por el uso, por lo que necesitan al menos una restauración sencilla para que puedan volver a ser utilizados. Descubre cómo recuperar el brillo de un mueble viejo, y pon tu propio estilo en la decoración de tu hogar.

Un mueble antiguo no debe perder su esencia, por lo que a la hora de restaurarlo bastará con volver a recuperar el brillo de la madera, sin que ésta deje de verse antigua y desgastada. De esta forma, conseguiremos tener un nuevo mueble mucho más hermoso que encaje a la perfección con la decoración vintage de nuestro hogar.Lijar la superficie

Recuperar el brillo de un mueble viejo es un trabajo muy sencillo que tan sólo necesita unas técnicas básicas a seguir. Tan sólo necesitaremos un barniz tinte especial para madera, y con ello lograremos un aspecto totalmente nuevo en nuestro mueble.

En primer lugar debemos desmontar todas las piezas, en el caso de que el mueble tenga puertas o cajones, para poder trabajar de forma más cómoda.

Lijamos toda la superficie de nuestro mueble para eliminar los restos de pintura o barniz antiguos antes de aplicar el nuevo barniz tinte. Utilizamos un papel de lija de grano grueso o una lijadora eléctrica, y una vez lijada toda la superficie, limpiaremos bien los restos de polvo que hayan quedado.

Aplicar el barniz

 

Aplicamos el barniz tinte en toda la superficie de nuestro mueble, sin olvidarnos ningún rincón, utilizando una brocha, que movemos en sentido de la veta de la madera. Con este barniz, además de mejorar el aspecto, estaremos protegiendo la madera del uso y del ambiente. Aplicamos bien el producto cubriendo la superficie por completo y sin poner cantidad de más en ningún lugar, para que el color y el tono sea uniforme.

Una vez haya secado el barniz, podemos volver a montar el mueble, que habrá quedado con un aire mucho más renovado, pero conservando su esencia antigua.