Reparaciones

Reparación de pinchazos en los flotadores

Niño con flotador gigante

Es tiempo de volver a sacar de los armarios toda la ropa de baño, y los juguetes infantiles para la piscina como los flotadores. Si aún conservas un flotador del verano pasado que sufrió un pinchazo, puedes repararlo para que este año los pequeños de la casa puedan seguir utilizándolo. La reparación de pinchazos en los flotadores es una técnica muy sencilla, y de esta forma podemos reciclar viejos flotadores para no tener que comprar uno nuevo.

Para empezar, tenemos que detectar exactamente donde se encuentra el pinchazo en nuestro flotador, para poder así repararlo. Necesitamos llenarlo por completo y ver por dónde se escapa el aire.

Un truco muy sencillo y práctico para averiguar dónde se encuentra el pinchazo es rociar la superficie del flotador con agua con jabón. De esta forma podemos ver la aparición de burbujas en el sitio del agujero por dónde se está escapando el aire.

Esta técnica es muy útil para flotadores de grandes dimensiones. Mira bien por toda la superficie, porque puedes encontrar más de un pinchazo que necesiten ser reparados.

En las tiendas de bricolaje podemos encontrar parches especiales fabricados con los mismos materiales de los flotadores, para poder colocar sobre los pinchazos y repararlos. Es preferible que los parches sean redondos, para así evitar que se levanten por las esquinas con el uso continuado de los flotadores una vez arreglados.

Lijamos la superficie del flotador dónde se encuentra el agujero, y limpiamos los restos de polvo con un paño mojado en alcohol.

Desinflamos el flotador para trabajar mejor, y podemos pegar el parche sobre el pinchazo. Para conseguir que se adhiera mejor, podemos utilizar un pegamento extrafuerte. Colocamos el parche en al sitio correcto, y presionamos bien hasta que se seque el pegamento y quede bien fijado.

Tendremos que esperar un tiempo prudencial para que el pegamento se seque bien antes de poder llenar el flotador de nuevo, y darle uso en la piscina. Pero una vez arreglado el pinchazo, el flotador quedará como nuevo, y el parche resistirá a los trotes en el agua producido por los pequeños de la casa.