Reparaciones

Reparar golpes y arañazos en superficies de madera

Mueble antiguo

Los pequeños golpes y arañazos que se pueden producir con el uso diario en los muebles tienen fácil solución, y no es necesario reparar el mueble entero para que vuelva a verse como nuevo. Toma nota de estos sencillos trucos para reparar golpes y arañazos en superficies de madera, que puedes llevar a cabo en casa con materiales de lo más comunes y fáciles de conseguir.

Para reparar arañazos leves, no hay nada más sencillo que utilizar una nuez pelada. Con el fruto sin cáscara, podemos frotar la superficie levemente arañada, aplicando la propia cera natural que contiene la nuez, y eliminando cualquier resto del arañazo que haya quedado sobre la madera.

En caso de que el arañazo sea más profundo, podemos utilizar la cera que cubre los quesos holandeses, tipo grouyere, frotando sobre la superficie dañada. La cera penetra en el hueco del arañazo, rellenándolo y dejándolo como nuevo.

Para pequeños golpes dónde se haya podido desprender el barniz que cubre la superficie, debemos lijar la zona dañada, y aplicar cera de la misma forma, rellenando el hueco del golpe. Una vez que la superficie quede totalmente lisa rellena con la cera, aplicamos barniz sobre ésta, procurando que el color quede exactamente igual que el resto de superficie de la madera.

Para pequeños hoyos que se hayan hecho en la madera, si se trata de una madera que no sea demasiado dura, se puede pinchar el fondo de éste con una aguja varias veces, y rellenar con agua dejando que penetre bien en la madera. Dejamos secar la madera de manera natural, y podremos ver cómo la humedad hace que se infle la zona afectada, cerrándose ese pequeño hoyo que se había formado. Para recuperar el aspecto original, pulimos la madera con una lija, y aplicamos barniz del color adecuado para que quede completamente como nuevo.