Trucos

Un baño respetuoso con el planeta

Un baño amigable con el planeta

Hay veces que los problemas cotidianos no nos permiten visualizar en realidad la seriedad de algunos problemas que parecen menos urgentes, pero si muy importantes. Hablamos, por supuesto, del cuidado de nuestro planeta y qué conductas debemos tener a diario para ser respetuosos con el mismo. Claro que éstas conductas redundan, a su vez, en ventajas inmediatas en nuestra economía, por lo que la ventaja es doble.

El ahorro de energía es clave. Cuando podemos tener iluminación natural en el baño, es ideal. De no ser posible, las lámparas LED tienen de verdad un consumo muy bajo y una duración tan larga que vale la pena invertir en ellas.

El consumo de agua tiene que ser conciente. Dejar el grifo abierto mientras nos cepillamos los dientes es una mala y extendida costumbre que debemos evitar. Lo mismo con los baños eternos, donde gastamos litros y litros de agua.

No usemos ambientadores que nos venden en el mercado. Son caros en relación y no tan respetuosos como si nosotros mismos fabricamos nuestro ambientador casero como ya hemos visto. Lo mismo ocurre con los productos de limpieza. Hemos visto aquí como usar vinagre, limón y otros productos que hay en casa, para lograr una limpieza perfecta.

En las tiendas venden papel higiénico reciclado, es ideal usar de este tipo ya que evitamos la tala de árboles innecesaria.

Las toallas de algodón puro sin material plástico, son fantásticas. Por supuesto que una vez que ya no sirven para el uso para el que fueron fabricadas, podemos reciclarlas en trapos para limpiar la casa.