Restaurar

Restauración: como comprar en un mercadillo

Restauración, como comprar en un mercadillo

Siempre desde aquí enseñamos y aprendemos técnicas de bricolaje. Tanto puede ser como reparar un enchufe a como decorar un espacio chill out. Sin embargo, un espacio muy grande dentro del blog es el de la restauración. No se trata simplemente de gustos personales (que los hay y muy marcados) sino de algo que supera la estética y es la ética.

Debemos acostumbrarnos a dar nueva vida a lo que puede tener nueva vida. No digo que vamos a dormir entre cartones para no generar basura, pero si restaurar todo lo restaurable. Sin embargo nunca os he dado las pautas elementales de uno de los momentos claves: cuando compramos en el mercadillo aquello que vamos a restaurar.

Pues veamos un poco de que se trata

El primer paso es tener un presupuesto claro. Si vamos a comprar algo en especial, como una cama, hay que tener muy claras las medidas del dormitorio, puertas y ventas por donde debe pasar. Recuerdo una vez en San Francisco, una amiga compró una cama antigua muy bonita a buen precio y gastó una fortuna en carpintero para poder hacer que entre en el piso. Si vamos a ver que hay, no importa, pero si es por algo, presupuesto y medidas.

Hay que vestirse con simplicidad

No digo dando lástima, pero no es un desfile de modas. Cuanto más  parece que tenemos, más nos van a pedir.

Los momentos de las mejores compras son dos:

En el momento que abren y cuando cierran. Cuando abren están las mejores cosas. Yo voy a esa hora, me voy y vuelvo cerca del cierre. Como a casi nadie le gusta volver con lo que ha llevado a vender, a esa hora los descuentos son muchos.

Lo último, con todo respeto, pero hay que regatear y regatear.