Restaurar

Restaurando un mueble viejo para un piso pequeño

Restaurando un mueble viejo para un piso pequeño

Que el piso sea pequeño no quiere decir que debamos perder creatividad y belleza en el resultado. Pero eso si, hay que respetar algunas cosas-. Muebles enormes y oscuros, no van a contribuir en mucho a dar esa sensación de espacio que estamos buscando. Por otra parte, cuando el espacio es lo que falta, el orden tiene que ser extremo. Eso quiere decir que hay que tener una buena cantidad de espacio de almacenaje. Pues juntando ambas ideas viene la primera idea.

Rescatar o descubrir el mueble adecuado

Como siempre todo comienza con la visita al mercadillo de pulgas, el trastero de la abuela, o cualquier lugar donde se pueda descubrir un tesoro de mueble viejo. La idea es hacer un mueble para guardar la vajilla que irá a la vista. Para ganar espacio es ideal que el mueble sea de colgar, lo que aumenta el espacio libre en el suelo. El primer paso es pintarlo de blanco o un color muy claro. Lo siguiente es quitarle las puertas. Vajilla a la vista, mona y coqueta. Podemos usar el color justamente en la vajilla y no en el mueble.

La siguiente idea es para una silla

Puede ser para un rincón del dormitorio, que usaremos para la ropa de diario, o para silla de escritorio. Retiramos el tapizado antiguo, lijamos y desnudamos la madera si es necesario. Si no lo es, pintamos nuevamente de blanco. Vamos a retapizar, como ya hemos visto, con una tela estampada. Lo ideal es un fondo blanco y con un diseño pequeño, por ejemplo, si es para una mujer, son flores. Si queremos que sea más masculino, un diseño con rayas. Eso si, recuerda que la primavera llega a nuestra casa si incluimos colores.