Restaurar

Restaurar muebles de mimbre

restaurar muebles de mimbre

Los que tengan jardín o terraza seguramente tendrán bien guardados sus muebles de mimbre para sacarlos en verano en las mejores condiciones posibles. Deberías de saber que precisan de unos cuidados especiales y en algunos casos tendrás que restaurarlos para recuperar su aspecto original.

Con el paso del tiempo y por el efecto del sol es posible que pierdan algo de color. También son bastante comunes los agujeros y golpes. Cuando se empiecen a deteriorar hay que realizar tareas de restauración. Ten en cuenta que el mobiliario de ratán es muy típico del jardín, por lo que el deterioro es mayor.

Empezaremos limpiando a fondo los muebles de mimbre. Lo mejor es que se use un cepillo de cerdas para llegar mejor a los rincones. Lo siguiente será empelar un trapo humedecido para acabar con el polvo, aunque también tenemos la posibilidad de pasar la aspiradora.

A la hora de quitar la suciedad se aconseja mezclar agua con un par de cucharadas de amoniaco.  Mojamos un trapo y lo escurrimos antes de pasarlo por el mueble. Una vez que este limpio deberemos de enjuagarlo con agua tibia. Habrá que dejar secar durante al menos un par de días el mimbre.

El siguiente paso será reparar los posibles daños que tenga en la estructura. Si no tienes muy claro como hacerlo siempre se puede hacer una foto a la zona afectada. Quitaremos la hebra que esté rota y sustituirla por otra. Hay que mojar la nueva media hora antes.

Otra manera que tenemos a nuestra disposición para arreglar cualquier rotura es empleando un producto reparador espacial para mimbre o masilla. En caso de duda siempre hay que consultar con el personal de la tienda.

Una vez reparado el mueble solo nos quedará pintarlo. Para este tipo de materiales lo mejor es emplear pintura en espray. Para sellar los poros le daremos antes una capa de imprimación incolora. La pintura hay que aplicarla a corta distancia.