Reparaciones

Secretos del alicatado

Secretos del alicatado

Una vez que nos animamos con las tareas de albañilería, veremos que es solo cuestión de poner mucho trabajo, paciencia y ganas de aprender. Ayudar a alguien que ya sabe hacer muy bien las cosas puede ser un aprendizaje invalorable. En este tipo de tareas, si bien la teoría es clave, se aprende viendo y haciendo, con humildad y esfuerzo, pero sin desmerecer nuestras propias capacidades.

En el baño o la cocina, el alicatado es un paso clave. Si hemos juntado algunos euros, tenemos claro lo nuevo en estilo para tu baño o cocina, solo nos resta poner manos a la obra.

Primer paso

El punto clave tanto cuando vamos a alicatar como cuando vamos a pintar, es que la superficie base tiene que estar en perfectas condiciones. No podemos hacerlo sobre grietas o humedades. Primero reparamos eso y luego, con la superficie perfectamente limpia y seca es que vamos a proceder.

Cómo hacerlo

El pegamento se puede colocar sobre el azulejo y la superficie o solo sobre la superficie. Depende de nuestra costumbre, pero lo principal es ir de a poco. No cubrimos la pared entera y luego vamos pegando, solo por sectores se va trabajando.

Se traza una línea vertical en la mitad de la pared y se la corta con otra horizontal, también en la mitad a cubrir. Ahí se comienza a pegar, línea por línea, pero nunca por las esquinas. Esas zonas, que son menos visibles, serán las que tengan los azulejos que iremos recortando. Entre azulejo y azulejo, mientras se seca el material, es buena idea poner crucetas, que son las que darán una separación idéntica entre azulejos y se quitan cuando se seca el material.