Ideas

Separaciones livianas

Separaciones livianas

Hay quienes prefieran los espacios grandes y abiertos, algo que cada día cuenta con más adeptos; pero también hay quienes prefieren espacios definidos para cada función y con separaciones claras y concretas, o sea, muros o tabiques. En el medio de ambos mundos, se encuentran las separaciones livianas. Se pueden  abatir pero  el espacio sigue siendo abierto aunque  en algún momento se puede separar.

Trucos para dividir un ambiente

Si queremos el espacio abierto pero visualmente separado hay trucos simples. Las alfombras son muy útiles en ese sentido. Jugar con los colores, como por ejemplo con la opción de pintar los muebles, es algo a tener en cuenta.

Una separación liviana simple es una cortina. Si queremos que deje pasar la luz será más tenue o más oscura en caso contrario. Si en ese lugar hay corrientes de aire, en el dobladillo de las cortinas podemos colocar unas pequeñas pesas de metal para impedir ese vuelo.

Mi opción preferida

En estos casos son las puertas de librillo. Cuando queremos que el espacio quede abierto estas puertas al estar plegadas ocupan un espacio mínimo. En caso de querer separar hacen un cierre perfecto. Claro que al igual que las cortinas, podemos optar por materiales que dejen pasar la luz.

Si hay un muro que queremos derribar para crear este gran ambiente, recordemos que primero hay que comprobar que no se trate de un muro estructural. En caso de no serlo y proceder a derrumbar, hay que ver primero si no tiene en su interior cables de electricidad, tuberías de agua o gas.