Trucos

Suelos de madera que ya no crujen

Wooden floor

A todos nos gustan el  suelo de madera (o a casi todos), pero a nadie le gusta que crujan. Caminar por uno de esos suelos crujientes da la sensación de estar en una mala película de terror, donde detrás del renovado sofá se esconde el asesino del hacha. No es por dar dramatismo, pero a mi lo que me sugiere siempre es eso, terror. Si no tenemos tanta imaginación como en mi caso la idea es que al menos, se va a desmoronar con todo estrépito.

Cambiar o reparar

Pues, para no vivir esas sensaciones tan feas, tenemos dos opciones, o cambiamos el suelo o resolvemos el problema. Como cambiar el suelo es algo más bien caro, intentemos resolver el problema de forma eficiente y muy barata. Sin embargo, si vamos a cambiar el suelo, al menos ya sabemos como retirar o desarmar un entarimado.

El primer paso es buscar desde donde se genera el ruido. El punto es siempre el espacio que se genera entre tablas que se encuentran muy envejecidas y resecas. Una vez identificado el o los lugares, vamos a preparar parafina.

Solución con parafina

El siguiente paso es disolver la parafina, siempre al baño María. Una vez que se ha disuelto queda transparente. En esa situación la colocamos en una jeringa, siempre mirando que no se torne blanca porque ahí es que se ha endurecido.

Lo que nos resta por hacer es inyectar esa parafina en las hendiduras que hemos detectado sin que la cantidad exceda lo necesario. Igualmente en ese caso, una vez seca retiramos con espátula el sobrante.