Herramientas y Materiales

Sustituir el fregadero de la cocina por uno nuevo

Cambiar el fregadero de la cocina

Cuando el fregadero de la cocina se ha roto o ha quedado anticuado, no necesitamos llamar a un fontanero para que nos cambie toda la instalación de fontanería para poner un nuevo fregadero. Podemos sustituir el fregadero de la cocina por uno nuevo haciendo nosotros mismos todo el trabajo, ya que conociendo unas nociones básica de fontanería, es una tarea muy sencilla que no tiene por qué entrañar ninguna complicación.

Una vez que hayamos elegido el tipo de fregadero nuevo que queremos instalar en nuestra cocina, procedemos a quitar el antiguo con mucho cuidado para no dañar la encimera.

En primer lugar cerramos la llave de paso del agua, pero aún así colocamos un cubo debajo por si al soltar los latiguillos se cae un poco de agua. Con la llave inglesa desenroscamos los latiquillos del agua y la tuerca del sifón, para poder retirar toda la pieza.

Hacemos palanca y quitamos el fregadero viejo completamente, no debe ser complicado, simplemente hay que tirar hacia arriba. Limpiamos los restos de silicona que hayan quedado en la encimera rascando con una espátula y pasando posteriormente un paño con alcohol.

Marcamos la plantilla del nuevo fregadero sobre la encimera, ya que si no coincide en la forma con el fregadero anterior, debemos adaptar el hueco a éste. Utilizamos la sierra de calar para abrir más el hueco de la encimera en caso necesario, para que el nuevo fregadero tenga el espacio justo para ser colocado. La hoja que utilicemos en la sierra de calar debe ser apta para el corte del material de la encimera.

Colocamos el nuevo fregadero en su lugar, y pasamos los grifos con sus latiguillos por los huecos correspondientes. Volvemos a montar toda la instalación del desagüe como se encontraba anteriormente, enroscando bien los latiguillos y el sifón en las nuevas tuberías del fregadero. Debe quedar todo bien acoplado para que no se produzcan fugas de agua. Probamos las llaves del agua antes de continuar para ver si el trabajo está correcto.

Colocamos hilo de silicona en las juntas para evitar la salida de agua, y aplicamos silicona caliente en las uniones del fregadero con la encimera para dar el toque final a nuestro trabajo.