Restaurar

Tapizar una silla giratoria

037.Silla_giratoria_azul_mob

El paso del tiempo deja secuelas en todo nuestro mobiliario. Es por eso que posiblemente tengamos que tapizar nuestra silla giratoria, la que empleamos para estudiar o para trabajar delante del ordenador. Es una buena manera de renovar su aspecto sin necesidad de gastar mucho dinero.

Nuestra intención de tapizar tanto el respaldo como el asiento, pero en esta ocasión empezaremos con el primer elemento. Lo soltaremos de la silla y para ello emplearemos un destornillador que colaremos entre el tapizado y la estructura de plástico. Es el mejor método porque está colocado a presión. A continuación habrár que quitar el regulador de altura.

Acto seguido nos ponemos con el asiento. Lo separamos de la base metálica que llega hasta el suelo. Para ello será necesario quitar los tornillos de unión. En el caso de que aprecies que el tapizado no está en mal estado podríamos dejarlo en su sitio porque no valdría de refuerzo.

Llega el momento de colocar la nueva tela. Intentaremos tensarla lo máximo posible y con la ayuda de unos alfileres la sujetaremos de manera momentánea. Luego ya la graparemos y pondremos un punto de sujeción en los lados para que no se suelte. No hay que olvidarse de cortar la tela que sobre, ya que quedaría muy antiestética y abultaría demasiado. Procura que la tela sea de un color que combine con el escritorio, sobre todo si es de colores.

Todo esto con el respaldo, pero ahora hay que centrarse en el asiento de la silla giratoria. Con cuidado iremos soltando las grapas que sujetan el forro de remate, porque lo volveremos a usar y empezaremos a tapizarlo de la misma manera que hicimos con el respaldo.

Cuando tengamos las dos piezas de la silla giratoria tapizadas será momento de unirlas de nuevo a la estructura de la silla. El respaldo se coloca haciendo presión con la pieza de plástico y enroscamos el regulador de altura, verificando que quede bien seguro.