Trucos

Técnica de reserva

Técnica de reserva

Una de las cosas que más me gusta del bricolaje, es la cantidad de opciones que todo el tiempo van surgiendo. En muchos casos no se trata de innovaciones, no es que se desarrolle ahora algo que antes nos existía, simplemente se trata de tomar conocimiento de formas de hacer las cosas, que no conocíamos. Si bien muchas veces explico como hacer un trabajo en especial, me gusta mucho más explicar una técnica, de modo que sea la persona que la está aprendiendo, quien investigue modos de aplicarlo. Ser creativos, ese es el objetivo  y es la única parte que no se puede enseñar. Todos, en mayor o menor medida lo somos, es solo cuestión de dejar aflorar ese arte interior. En este caso, se me ocurre que se pueden desarrollar muchas ideas para detalles decorativos de la habitación del bebé.

Una técnica muy sencilla

La técnica de reserva es en realidad muy simple y se puede usar en superficies diversas. El primer paso es pintar esa superficie con un color de base. Dejamos secar perfectamente. Por otra parte vamos a recortar vinilos con la forma que más  nos gusta dar. Pueden ser flores, figuras geométricas, etc. Como vamos a pegar esos vinilos y luego quitarlos, vamos a minimizar  la posibilidad que nos levante la pintura de base. Para eso los pegamos y quitamos un par de veces, en una tela cualquiera. Ya podemos pegar los vinilos.

Ahora debemos pintar con el color elegido, que idealmente es contrastante con el de base. Tenemos cuidado que la pintura no se deslice por debajo del vinilo. Una vez seco, retiramos los vinilos y nos quedan nuestros diseños. Es una especie de esténcil en el resultado, pero inverso en el procedimiento.