Restaurar

Técnica para eliminar el gotelé al temple de paredes

Pared de gotelé azul

Las paredes de gotelé son propias de la moda en decoración en hogares de hace algunas décadas. Hoy es día, el gotelé es una técnica para vestir paredes que ya no se lleva, y es por esta razón por la que se están eliminando de la mayoría de las casas que aún lo conservan. A partir de esta técnica para eliminar el gotelé al temple de paredes, podrá conseguir muy fácilmente eliminarlo sin precisar ayuda profesional.

Existen dos tipos de gotelé diferentes: el gotelé al temple, y el gotelé plástico. Para la eliminación de éstos, es preciso utilizar dos técnicas muy distintas, ya que su composición no es la misma, y se requieren materiales diferentes. En nuestra técnica, vamos a ver en concreto cómo eliminar el gotelé al temple, el más común de los dos.

Para saber qué tipo de gotelé tenemos en nuestras paredes, rascamos un poco de la pintura del tabique y lo ponemos a diluir en un vaso de agua. Si se disuelve bien, se trata de un gotelé al temple, y para su eliminación podrá seguir esta técnica.

Materiales y herramientas:

  • eco-estabilizador
  • pintura plástica
  • pasta niveladora
  • cartón y/o papel protector
  • lijadora
  • cazoleta
  • rasqueta
  • pulverizador
  • rodillo y brocha para pintar

El primer paso siempre será proteger la habitación dónde vamos a trabajar cubriendo bien el suelo, puertas y ventanas con papel o cartón.

Diluimos el ecoestabilizador con un 15% de agua, mezclando bien hasta obtener una pasta homogénea. Con un rodillo, se aplica el producto por toda la superficie de la pared en la que queremos eliminar el gotelé, de forma uniforme.

Cuando esté toda la pared cubierta, rociamos agua en toda la pared sobre el ecoestabilizador, ayudándonos con el pulverizador. Dejamos actuar unos minutos.

Una vez que el producto haya hecho efecto, con la ayuda de la rasqueta podemos quitar las crestas del gotelé. Volvemos a pulverizar agua, y con ayuda de la cazoleta podremos quitar completamente el gotelé al temple.

Para completar el trabajo, utilizamos la pasta niveladora con el fin de dejar las paredes completamente lisas. Una vez aplicada la pasta y pasado por el proceso de secado, pasamos la lijadora, puliendo la pared y dejándola lista para pintar con una nueva pintura plástica.