Ideas

Decorar pintando: técnica de veladura o aguado

Decorar pintando técnica de veladura o aguado

Hay muchas formas de jugar con la pintura para obtener resultados muy interesantes. Se puede jugar con los colores o con la forma de aplicarlos. Si queremos crear un ambiente muy rústico con un muro de impacto genial, pues esta es una de las técnicas más interesantes. El aguado de paredes es algo no tan complicado de hacer pero que requiere de bastante práctica, por lo que os recomiendo no comenzar directamente con la pared más importante de la casa.

Se usan dos colores, uno de fondo y otro aguado. Los podemos combinar a gusto, pero sabiendo que si el de base es más fuerte el efecto será de brillo, en caso contrario se genera textura.

Un efecto divertido

Se prepara la pared normalmente y se aplican dos manos del color de base que necesariamente tiene que ser una pintura plástica para paredes satinada. Si no cumplimos con esto no va a resultar.

Practicar antes

Una vez que se ha secado perfectamente, vamos a hacer la veladura o aguado. La pintura que vamos a usar la vamos a diluir al 50 % en agua. La aplicamos con brocha en forma despareja y antes que se seque, golpeamos esa pintura con un trapo. No la arrastramos, la golpeamos, como intentando quitarla y que se vea la base. No podemos volver sobre nuestros pasos y una vez que comenzamos debemos finalizar, dato a tener en cuenta. Lo ideal es dividir sectores, pero siempre teniendo cuidado de hacer las uniones entre sectores de un modo prolijo y natural.

Para no arruinar una  pared, mi consejo es practicar mucho antes en un cartón. Practicar todo, las uniones, los golpes, todo.