Ideas

Tips para acondicionar tu nueva vivienda

tips1

Cuando compramos una vivienda, ya sea a estrenar o de segunda mano, la mayoría de las veces es necesario realizar una serie de obras o cambios para acondicionarla y que podamos vivir cómodamente en ella.

Si es una casa de nueva construcción, será necesario elegir los muebles y establecer prioridades por habitación, mientras que si la hemos adquirido a otros inquilinos, hay que definir qué cosas nos dejan y cuáles no para intentar aprovechar los objetos o el mobiliario que se quede en el hogar.

Establecer prioridades

En primer lugar, debemos asegurarnos de que tanto el circuito eléctrico como las tuberías del agua están en perfecto estado y no nos van a presentar problemas. Esta comprobación se realizará fundamentalmente cuando no somos los primeros propietarios de la vivienda.

En segundo lugar, debemos acondicionar el dormitorio principal para dormir todos los días. Si disponemos de un presupuesto limitado, esta será la primera habitación que amueblaremos para poder disfrutar del descanso necesario.

Es aconsejable también establecer una lista de preferencias para los muebles ya que el frigorífico y la vitrocerámica, por ejemplo, deberían situarse por delante de los aparatos de música o las televisiones pues la alimentación es parte fundamental en nuestras vidas.

Muebles y decoración

Otro consejo que hay que tener en cuenta a la hora de acondicionar la vivienda es saber si se trata de una casa para arrendar o para disfrute propio. Si se trata del primer caso, optaremos por una decoración más neutra y ecléctica pues no sabemos quiénes van a ser los inquilinos futuros ni cuáles serán sus gustos. Por supuesto, tendremos que hacer las obras necesarias para que la casa quede lista para entrar a vivir y un inventario de todos los muebles y utensilios que vayamos a dejar allí.

En caso de que la casa esté destinada a nuestro uso y disfrute, es preferible ir comprando cosas que nos gusten poco a poco antes que buscar ofertas y llenar la casa de estilos diferentes e incompatibles, ya que puede que en el futuro nos arrepintamos de no haber esperado un poco más para poder adquirir aquella estantería que tanto nos gustaba o aquel sofá que nos enamoró a primera vista pero que tuvimos que descartar en un primer momento.

Foto: captura abc.es