Herramientas y Materiales

Trabajar en casa con masilla polimérica

Trabajar en casa con masilla polimérica

La masilla polimérica es una pasta que ya nos venden preparada y que tiene la enorme ventaja que se puede cocinar en el horno de cualquier casa, a diferencia de arcillas y cerámicas de uso más frecuente. Se pueden hacer todo tipo de piezas, en general pequeñas y los resultados son excelentes. Solo hay que tener en cuenta algunos pequeños detalles para trabajar sin dificultad. Los niños pueden participar sin problemas ya que el material no es tóxico, salvo que se ingiera, algo que no puede ocurrir si estamos supervisando. Para quienes quieren adornar y proteger sus casas, se pueden hacer también las mejores barreras de protección mágica con un poco de imaginación.

Esta pasta se vende en una especie de lingotes que se parecen mucho a los de plastilina. Ya vienen con colores, que pueden ser opacos o no, algunos vienen con brillantina, tienen opciones para todos los gustos.

Jugar con los colores

Trabajar con esta pasta es muy simple, ya que se amasa con las manos o con cualquier elemento que tenemos en la cocina. De hecho, para alisarla podemos usar una botella. Si queremos mezclar colores, amasamos una capa muy delgada de cada uno de ellos, luego los ponemos uno sobre otro y arrollamos. Hacemos un corte perpendicular a esta columna que hemos formado  y veremos todos los colores.

Una vez que tenemos la pieza pronta la llevamos al horno a unos 100 o 130 grados y listo.

Si queremos también las podemos pintar, pero lo idea es usar pigmentos especiales ya que de otro modo se deteriora el material con el tiempo.