Trucos

Tratamiento para la piel con pepino

A casi todas nos pasa lo mismo. Queremos vernos geniales para cuando está por llegar el verano, o para las fiestas de fin de año. En ese momento empiezan todos nuestros apuros y queremos vernos de lo mejor en un mínimo de tiempo. La verdad es que no es así, debemos cuidarnos todo el año, ya que los resultados de cualquier tratamiento requieren de un mínimo de tiempo. A pesar de eso, aún tenemos unas semanas que intentaremos aprovechar al máximo.

El pepino, como todos sabemos es ideal para la piel. La mascarilla que veremos hoy a base de pepinos es un excelente antiarrugas.

Vamos a necesitar dos pepinos frescos, medio vaso de nata batida, una cuchara sopera de aceite de oliva, una cuchara sopera de miel y la misma cantidad de arcilla, que compramos en tiendas para artesanos o droguerías importantes. La cantidad es pequeña y es especialmente barata.

En el vaso de la licuadora colocamos los pepinos limpios, pero con piel y semillas. Comenzamos a licuar y vamos agregando el resto de los ingredientes, de a uno. Licuamos durante el tiempo que sea necesario hasta que la mezcla sea bien compacta y homogénea. Llevamos la mezcla al refrigerador y dejamos al menos media hora, ya que es muy importante aplicarla bien fría.

Nos recostamos en un lugar donde podamos relajarnos y aplicamos en la piel nuestra receta, con especial énfasis en las zonas con arrugas. Dejamos actuar al menos media hora y retiramos con delicadeza  y como en todos los casos, aclaramos con agua fría. En ese caso los resultados son obvios en muy poco tiempo.