Trucos

Trucos contra el óxido

La verdad es que mi abuela tenía un truco para cada posible problema  y lo bueno es que esos trucos no solo funcionan muy bien, sino que son baratos y se hacen con elementos que hay en cada casa. Es que en su época había que usar el ingenio para solucionar las cosas  y ahora en plena crisis, vale la pena recordar como se hacía. Veamos unos cuantos de esos trucos.

Hay utensilios de cocina de metal que suelen oxidarse. Esto puede evitarse de formas simples como por ejemplo, frotándolos de tanto en tanto con una cebolla a la que le hemos puesto un poquito de sal. Hay otra receta muy buena: limpiar primero con combustible de coche, aclarar muy bien varias veces y luego frotar con aceite de oliva.

Si no hemos hecho estos tratamientos preventivos puede ser que nos encontremos con un utensilios que ya tienen óxido algo bastante común por ejemplo en un abrelatas. En ese caso lo frotamos muy bien con un limón al que le hemos puesto bastante sal gorda.

Imagen: tuitoi.com