Trucos

Trucos para colocar una cortina

27 Vk0gLSAwMV8wMl8xMSAtIDAxMC5qcGc=

Las cortinas son a la vez elementos funcionales y decorativos en un ambiente. Desde el punto de vista decorativo nos permite jugar mucho con colores, texturas y además nos permite combinar con los demás elementos de la habitación, haciendo un composé o un contraste, según nos parezca mejor.

Desde el punto de vista funcional la cortina aísla en varios sentidos. Desde el punto de vista térmico si la cortina es gruesa es un aporte interesante, como lo es desde el  lumínico, evitando el pasaje de luz cuando no queremos que ocurra. Tal vez el aporte funcional más importante sea el relativo a al intimidad que brinda al lugar. Una cortina que es algo traslúcida, sin embargo, no permite nunca esa intimidad, pero tal vez no sea ese el objetivo.

La forma de colgar la cortina es clave ya que puede haber errores importantes, pero no es necesario un ningún curso para poder hacerlo.

La altura a la que se cuelga es fundamental. Tiene que ser un punto medio entre el borde superior de la ventana y el techo. Salvo alguna excepción muy marcada, esta es una regla que se cumple siempre.

Otro punto fundamental es el ancho. La barra tiene que superar el ancho de la ventana de modo que de cada lado quede el espacio suficiente para mantener la cortina completamente abierta sin que cubra ni un poco de ventana. Esto es más importante aún si la ventana es pequeña, porque de otra forma le resta espacio a esa pequeña ventana. Es una cuestión de efecto visual para ganar lugar.