Trucos

Trucos para imitar óxido

Backgraund- Forest oxido

Cuando le contaba a una amiga que había aprendido a imitar óxido, su pregunta fue inmediata: ¿para qué? Justamente si hay algo que no queremos ver es el óxido, nos da mucho trabajo retirar la pintura, lijar, reparar y colocar un antióxido. Si después de eso quiero oxidar algo, pues estoy en problemas. Pues en realidad no, ya que esta técnica nos permite dar un efecto de envejecimiento, claramente de óxido, pero sin deteriorar el material, lo que es el punto más importante. Lo mejor de todo es que es muy fácil.

La técnica para la textura

Comenzamos con una base de pintura, que idealmente puede ser una laca en aerosol, ya que es muy fácil de aplicar y se adapta muy bien a la técnica. Antes que la pintura seque, espolvoreamos con arena. Esto le dará una textura muy similar a la que produce el óxido realmente. Volvemos a dar una mano de pintura en aerosol y dejamos secar muy bien.

El color

Ya tenemos la textura del óxido pero no el color. Para eso vamos a pintar por sectores, con color rojo óxido. La cantidad y los lugares dependen de nuestro gusto, pero recomiendo no exagerar pero tampoco ser muy tímidos en este paso. Damos unas dos o tres pinceladas y esparcimos con una tela limpia, de modo de completar la pátina. Procedemos de igual forma en cada uno de los sitios elegidos.

No se necesita ser para nada experto para poder hacer este trabajo, sin embargo es fundamental practicar muy bien antes de ir al objeto que queremos oxidar.