Trucos

Trucos para limpiar electrodomésticos de acero

Como en muchos aspectos de la vida, la moda impone cambios de conducta por más que nos cueste reconocerlo. Lo que antes nos gustaba muchísimo, hoy nos parece la mar de aburrido. Si vamos al caso de los electrodomésticos, los que antes nos daban la sensación de limpieza que toda cocina requiere, o sea, los de color blanco, hoy nos dan la sensación de que serían ideales para la abuela. Hoy queremos de acero, pero cuidado… tal vez mañana nos vuelva a encantar el blanco, el violeta o lo que sea. Cuestión de gustos y de personalidad.

Es que hoy todos quieren y tienen electrodomésticos de acero. Muchos de ellos dicen ser anti huellas. Pues no, no lo son. Tal vez las huellas queden con menos facilidad, pero honestamente, yo no lo percibo ni remotamente. Hay que limpiarlos muy bien  y el acero es bastante complicado.

Lo bueno es que hay formas de limpiar estos electrodomésticos de modo que quedan impecables  y no da mucho trabajo. Solo tenemos que hacer un primer lavado con una bayeta o paño y el jabón que usamos para la vajilla. Luego de eso, se aclara y se hace una segunda limpieza en la que se agrega un poco de vinagre, lo que asegura que no quedará ni un poco de grasa. Si el electrodomésticos estaba realmente muy sucio, pero de verdad sucio, lo que se hace es agregar en el lavado una pequeña cantidad de amoníaco. Tengamos en cuenta que con solo un poco alcanza, solo lo usamos en casos especiales, ya que huele muy mal.