Trucos

Trucos para pintar consiguiendo los mejores acabados

Pintar con rodillo

Pintar uno mismo en casa puede parecernos una tarea sencilla, sin embargo, a la hora de ponernos manos a la obra, si queremos obtener un resultado completamente profesional, hay que tener en cuenta una serie de trucos para conseguir los mejores acabados, y manchar lo menos posible. Aprende a ser un pintor profesional con estas sencillas técnicas, y consigue un resultado de sobresaliente.

 – Escurrir la brocha. Si no contamos con una cubeta dónde poder escurrir la pintura sobrante de la brocha, una opción muy socorrida es colocar una cuerda fina en el centro del bote de pintura, quedando bien tensada. Podemos escurrir la pintura sobrante pasando la brocha sobre la cuerda, y también nos sirve como apoyo para colocar la brocha mientras no la estemos usando, evitando así manchar el suelo.

- Evitar que la pintura escurra por el palo de la brocha. Para que no acabemos manchándonos las manos al escurrir los restos de pintura por toda la superficie de la brocha, la mejor técnica es colocar un trozo de tela alrededor de la virola -la parte metálica que sujeta los pelos de la brocha-.

- Varias capas, pero siempre finas. Para lograr un acabado profesional, la clave está en dar varias capas de pinturas, las que sean necesarias para que el color se fije bien en la pared, pero siempre capas finas. Es importante también dejar secar la primera capa antes de dar otra capa encima.

- Pintar puertas sin desmontarlas. Utiliza un calzador para evitar que la puerta se mueva mientras la pintas, de esta forma no tendrás que desmontarla. Si la colocas de forma que ambas hojas de la puerta queden visibles, no tendrás que esperar a que seque una parte para pintar la otra.

- Pintar radiadores sin manchar la pared. Tan sólo tienes que proteger la pared que queda detrás del radiador, colocando un trozo de cartón bien sujeto con cinta adhesiva, y así evitarás manchas y salpicaduras.