Trucos

Trucos para pintar paredes

trucos para pintar paredes

A la hora de ponerse a pintar las paredes de casa hay una serie de trucos que debemos de tener en cuenta para conseguir el mejor resultado posible. Antes de nada hay que preparar la estancia adecuadamente y tener todo a mano para ponernos manos a la obra.

Quitaremos de la habitación todos los muebles y elementos que se puedan, y en el caso de que no se puedan mover siempre se pueden tapar con plásticos o sábanas. Además de los muebles hay que retirar todo aquello que esté atornillado a la pared como pueden ser espejos, cuadros o estanterías. También haremos lo propio con las tapas de la luz.

Ahora nos tocará comprobar si las paredes se encuentran en buen estado. Con una espátula iremos quitando la pintura que se levante con facilidad, para a continuación lijar la superficie. En el caso de que detectes grietas o agujeros hay que taparlos con masilla. Lo dejaremos secar y antes de pintar habrá que lijarlo.

No podemos olvidarnos de proteger las tomas y otros objetos que haya en la pared, como son enchufes y antenas, con cinta de carrocero. El suelo lo cubriremos con plásticos y mantas viejas para no salpicarlo de pintura. La habitación tiene que estar lo más ventilada posible, además de iluminada para que así nos resulte más sencillo comprobar el estado del trabajo.

Merece la pena gastar un poco más de dinero para escoger unas brochas y rodillos de calidad. Algo similar ocurre con la pintura. Intentaremos que sea específica para cada espacio, ya que la hay de interior, exterior, anti humedades, etc. En el caso de que apliques una mala calidad, al poco tiempo se te acabará levantando. Te interesará saber cómo usar el color en las paredes para acertar con el tono adecuado.

Cuando tengamos la pintura es preciso comenzar siempre los trabajos por el techo, para a continuación continuar por la parte superior de las paredes, de arriba a abajo.