Ideas

Un tendedero para cada hogar

Closeup of laundry drying on wooden drying rack

El tendedero es uno de los objetos más necesarios en el hogar, sobre todo si no disponemos de secadora. Los tendederos han mejorado a lo largo de los años, ya que los pisos cada vez tienen menor tamaño y es imprescindible aprovechar al máximo el espacio disponible. Los tendederos que necesitan instalación contienen las piezas necesarias como las poleas, las tuercas, los tornillos y los tacos, tan sólo debemos elegir el lugar y la altura donde los colocaremos.

Tendederos de interior

Es preferible tender la ropa en el exterior, al menos que las condiciones climatológicas no lo permitan o no dispongamos de espacio o zonas exteriores. Por ello, en estos casos podemos utilizar el clásico tendedero plegable, que ocupa muy poco espacio cuando no se utiliza. Otros tendederos que se pueden colocar en cualquier zona de la casa son los que tienen forma de biombo, los cuales cuentan con barras horizontales para colgar la ropa.

En el baño podemos colocar unos radiadores toalleros que hacen de tendedero, las toallas y otras prendas siempre estarán secas.

También podemos colgar un tendedero específico para el techo y que funciona con un sistema de cuerdas y poleas que sólo se bajan cuando se va a tender.

Otro tipo de tendedero muy práctico es uno pequeño que consta de unas estructuras circulares superpuestas que se concentran en un gancho. De cada estructura cuelgan unas pinzas que permiten tender una gran cantidad de calcetines o ropa interior. 

Tendederos de exterior

Existe un tipo de tendedero que se pone en las ventanas a modo de persiana, pero que cuenta con unas bisagras. En el momento de tender la ropa se baja la estructura para que quede lo más horizontal posible, colgando la ropa de sus barras.

Asimismo en el exterior podemos colocar un tendedero giratorio que cuenta con un brazo móvil que deja libre la ventana. Se fija a la pared mediante dos brazos regulables que permanecen seguros y firmes.

También disponemos de los tendederos extensibles, que se pliegan cómodamente y no se ven.